10 Fuentes de Motivación

La capacidad de automotivación es una de las más importantes que deben desarrollar los emprendedores, pero como seres humanos podemos sentir frustración y ganas de mandarlo todo al carajo.

Por suerte existen diversos lugares para encontrar la motivación que nos permita levantar el animo y estar una vez más preparados para perseguir nuestros sueños y superar cualquier obstáculo que se interponga.

En este articulo he querido recopilar 10 fuentes para encontrar inspiración en momentos difíciles y siempre estar con toda la energía enfocada para lograr todos nuestros proyecto sin importar cuan grandes se vean y lo incierto que parezca el camino.

Son ejercicios muy prácticos, te invito a ponerlos a prueba y a que llenes tu vida de motivación. No olvides dejar tus comentarios, aportes y opiniones sobre el tema.

 

1. La Pasión

 

 

Cuando sientes pasión por tu negocio nunca vas a sentirte desmotivado, no importa cuantas dificultades debas enfrentar y si debes fracasar 10.000 veces antes de ver consolidar tu empresa.

La mayoría de emprendedores erróneamente buscan "el negocio perfecto" o "el negocio más rentable" y terminan emprendiendo en sectores que no les generan la más mínima emoción. Los negocios son como el amor, puedes ver muchas chicas (o chicos en el caso de las mujeres) muy atractivas, pero solo hay una que realmente despierta tus pasiones y por la que sientes deseos de darlo todo hasta la muerte.

Aquí tienes algunos consejos para descubrir tu pasión. Una vez tienes claro lo que realmente te apasiona vas a ver como todas las cosas te salen bien, y si te salen mal, ten por seguro de que nunca te vas a arrepentir de haber seguido a tu corazón.

 

2. Una Visión del futuro deseado

 

Antes de comenzar un emprendimiento es recomendable visualizar el futuro del mismo y grabarte esa visión en tu cabeza, de esta manera vas a programar tu mente para que cada día trabaje en pro de esa visión.

Puede serte de gran utilidad elaborar un tablero de visión, es una herramienta muy poderosa que cuando se hace con fe y firme convicción te permite llegar al futuro que tanto anhelas.

Los negocios pequeños son pequeños porque carecen de una gran visión que guíe su rumbo. Piensa, visualiza y actúa para convertir tu pequeño negocio en la gran empresa con que sueñas.

 

 

3. Metas claras

 

Una vez tienes diseñada tu visión, debes convertir esa visión en metas o pasos para llegar a ella. Recuerda que un emprendedor sin metas es como un gran barco a la deriva, pues posee todas las capacidades para ir a donde quiera pero no sabe hacía donde dirigirse.

Las metas deben ser claras, precisas y definidas en tiempo y espacio. Cuando no se tiene un rumbo definido es más fácil caer en la tentación de abandonar algún proyecto.

Supongamos que tu visión a 5 años es ser dueño del asadero de pollos más grande de la ciudad, entonces debes plantearte metas como:

  • Para diciembre de este año voy a abrir mi primer local comercial
  • Voy a mantener un crecimiento mensual del 20% en las ventas
  • Voy a destinar el 80% de la utilidad mensual total en reinversión para el negocio durante los primeros 5 años de vida
  • cada 7 meses abriré un nuevo local comercial
  • etc...

Estas metas se convertirán en un mapa para enfocar tu energías y sentirte motivado cada día porque estas metido en un negocio que te apasiona y además estas recorriendo un camino hacía tu más grande sueño.

Una vez tienes listas las metas te será más fácil diseñar las estrategias para alcanzar cada una de ellas.