El aspecto mental del Karate


La disciplina de la mente y el reforzamiento la voluntad son dos aspectos muy importantes del karate. Cuando un estudiante de karate empieza, primero aprende esta disciplina a nivel físico donde lo encuentra imposible de asimilar al material lo suficientemente rápido y su fuerza y resistencia no llegan al ritmo que pone el instructor. En esas pocas semanas de confusión, músculos doloridos y a veces casi extenuación, el estudiante enfrenta la primer prueba, puede retirarse con el pretexto de la carga de horario, o que le duele la espalda o no venir mas-- o... ¿podría continuar?

Rendirse es perder una parte de uno mismo y se vuelve más fácil rendirse la próxima vez. Continuar es prepararse para dificultades superiores y superarlas mediante el reforzamiento de la voluntad y la disciplina de la parte consiente de la mente que ofrece "caminos para escaparse" convenientemente. En algún punto en el futuro el estudiante descubrirá que de repente mediante la perseverancia ha obtenido un determinado nivel de habilidad en realizar las técnicas al igual que las habilidades físicas que vienen con las lecciones de buena forma.

Incluso más tarde, el estudiante de karate se puede encontrar con un nuevo dilema. Uno mucho más serio que el primero. A pesar de la sensación de bienestar por el mejoramiento en la condición física, una situación única aparece en la cual el estudiante se da cuenta que es tanto agresor como defensor y que su único oponente es él mismo.

 



  <<< Regresar                                                  Siguiente >>>

 

 ____________________________________________________________