El Karate-Do Como Defensa Personal

El Karate Do como un conjunto de técnicas dedefensa personal prepara al hombre no sólo para enfrentar las agresiones físicas, sino también las psicológicas. La defensa ante la agresión física es crítica para la estructura de la técnica, pero en ambos casos la actitud psicológica es el elemento fundamental para que la aplicación de la defensa sea adecuada.

El Karate, como un “Do”, o un camino, es capaz no sólo de enseñar una defensa personal física adecuada, sino también lleva armonía y paz al practicante, lo cual se convierte en la mejor arma hoy en día para poder decir:  “El Karate Do protege mi vida”.

A través de la práctica del karate se adquiere la fuerza de carácter para enfrentar al mundo y a la vida, sin esperar que sean los padres, la escuela, o los demás quienes solucionen los problemas.


El karate es también un sistema de defensa personal que ayuda a canalizar la agresividad de la persona a través de la gran actividad física que se realza. Es un inmejorable método para el desarrollo físico, pues pone en juego todos los sistemas del cuerpo y los amplía, al tiempo que favorece su funcionamiento; aunque lo principal es que desarrolla la personalidad y el carácter de quien lo practica, siendo este su objetivo formativo. 

La práctica conciente de este arte marcial tiene un impacto positivo en el bienestar psicológico de sus practicantes.Su carácter como práctica de grupo ayuda a que la gente se relacione de mejor manera; a los niños que son algo tímidos les ayuda a desenvolverse y a los más inquietos les ayuda a canalizar sus energias. 


Nota Importante

Hoy nadie está libre de sufrir una agresión.

El recrudecimiento de la delincuencia es un hecho notorio en la sociedad actual, y nadie puede permanecer indiferente a él. Cuántas agresiones habrían quedado en una fase benigna, cuántos dramas se hubiesen podido evitar si el agredido hubiera conocido tan sólo algunos rudimentos de defensa.

El conocimiento de la autodefensa permite acudir eficazmente en ayuda de un tercero. Así pues, su finalidad es preservar la propia vida y salvar la del prójimo. Con este espíritu hay que comprender la autodefensa. Se trata siempre de una técnica defensiva, no de ataque.

Las técnicas de Defensa Personal, no requieren fuerza física, además son muy sencillas y de fácil asimilación, basadas en movimientos naturales del cuerpo, de forma que, ante una agresión real, no tengan que pensar qué es lo que deben hacer. Se trata, por un lado, de convertir en fuertes nuestros puntos débiles (como puede ser, tu tamaño o fuerza física) y por otro de convertir en débiles los puntos fuertes del agresor (como son tamaño y corpulencia). De esta forma pueden ser usadas efectivamente por personas de prácticamente cualquier edad, complexión o fuerza física.



  <<< Regresar                                                            Siguiente >>>

 

 ________________________________________________________________